Algo que contar

¿Qué más necesitan algunos que pase en España para poner fin a esto?

Publicado el 30 Ee abril Ee 2011 a las 15:40

 

Aznar toca a rebato, llama a la cruzada para salvar a España del desastre, como ya hicieron en 1996. A ellos les toca arreglar los errores del gobierno, enderezar el rumbo y colocar a España en el lugar que se merece. Simple y vana palabrería. 8 años fueron suficientes para saber lo que harán en el caso de que vuelvan a gobernar. Y no, no es esperanzador. Sabemos lo que hizo y lo que hace el PSOE y tampoco parece que la cosa sea diferente. Se acercan las elecciones municipales y la campaña electoral donde los políticos nos avergüenzan con sus ataques mutuos y sus palabras vacías. Los electores, esas personas que van a votar cada cierto tiempo, cuando les digan, empiezan a enseñar la patita. Muchos lo tienen claro. Votarán al partido que siempre han votado y que, a no ser que ocurra un cataclismo político, seguirán votando hasta que se mueran. No les vaya a castigar su dios. Su fidelidad está fabricada a prueba de bombas. Cuando se les recuerda que existen otros partidos, te miran por encima del hombro y esbozan una media sonrisa: ¿Cuáles? Izquierda Unida, y a partir de aquí empiezan a desgranar todo lo que consideran desméritos de este partido para recibir su preciado y cuidado voto. Que si no se llevan entre ellos, que son unos utópicos, que sus políticas son infantiles e ingenuas, que son comunistas...Algunos, incluso, alertan de votar a otros partidos que no sean los mayoritarios porque puede dar alas a partidos extremistas, como ocurrió en Francia con el Frente Nacional de Le Pen. Un poco de miedo para que no hagamos tonterías. En realidad nos tienen bien educados. Han repartido ellos las cartas y nos han repetido machaconamente el valor de cada una. El PSOE y el PP son los únicos dos partidos con capacidad de gobernar, serios y responsables para afrontar las importantes tareas de un gobierno. Antes eran el PSOE y UCD pero este último partido, con la defenestración del falangista Adolfo Suárez, fue sustituido por la Alianza Popular del franquista Fraga. Siempre dos. No caben más partidos en el Olimpo a no ser que sirvan a los intereses circunstanciales de alguno de los grandes. En España, el PNV, CIU y Coalición Canaria (CC). Gracias al apoyo de estos partidos, tanto el PP como el PSOE han logrado sacar adelante, sin dificultades, muchas de sus políticas. La derecha catalana y vasca han colaborado en el mantenimiento del sistema, medrando convenientemente en sus territorios mientras se erigían en bisagras básicas del sistema, autodenominándose partidos responsables (esa palabra tan manipulada) y vendiendo a su electorado una retórica contra el estado central que tan buenos réditos electorales les ha proporcionado en las últimas décadas. A pesar de que los hechos les convertían en vulgares colaboradores de aquello que retóricamente criticaban. Izquierda Unida es víctima, entre otras cosas, de la propaganda franquista anticomunista, que tanto ha calado en el imaginario colectivo. Por supuesto, también de sus propios errores pero teniendo en cuenta que los comunistas se comían a los niños crudos no cabe extrañar que la gente de bien no quiera votar a esos rojos. Los miembros del PP y del PSOE se han encargado de repetir una y otra vez, con el eco necesario de los grandes medios de comunicación, la ingenuidad de las políticas propuestas por IU, presentándolo como un partido bisoño e incapaz de gobernar. Y encima comunistas.


El concepto de voto útil se inventó para desactivar la posibilidad de un tercer partido que limitara la capacidad de maniobra de los dos grandes partidos. Una falacia que ha servido para que se repartieran los órganos de poder del estado y para la práctica de la tan cacareada necesidad de la alternancia democrática...entre ellos dos, claro. Se acercan las elecciones y más allá de las conocidas y cansinas declaraciones de los políticos interesados en mantener el sistema, se hace necesario que los electores asuman el papel protagonista y no el secundario con el que nos quieren contentar. La democracia no es solo votar cada cierto tiempo sino que requiere asumir una actitud proactiva. Somos participantes y constructores de la sociedad en que vivimos. La pasividad solo favorece a aquellos que manejan, han manejado y quieren seguir manejando, llámense Zapatero, Aznar, Rajoy, González o cualquier otro. Existe otra política, otros partidos a quien votar, aunque a uno de ellos le han ilegalizado -Sortu- y unas listas electorales han sido impugnadas (en espera del recurso de Bildu contra este flagrante atentado contra la democracia). Existe la posibilidad de parar los pies a los dos grandes partidos que han colaborado en convertirnos en simples asistentes a sus mítines. Existe la posibilidad de parar los pies a los partidos que han colaborado con ellos como el PNV, CIU y CC y esta posibilidad pasa por mirar hacia otros partidos, que defiendan una sociedad más justa y equilibrada. Escuchar sus propuestas, darles la visibilidad que necesitan para frenar la propaganda negativa de los otros, conferirles el respeto y la responsabilidad que esos otros se empeñan en negar para cortocircuitar la posibilidad de un cambio real.

Categorías: Política Estado español

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

1 Comment

Responder Noelia
0:47 Eel 2 Ee mayo Ee 2011 
Cierto, pero bien se encargan de que no nos enteremos de que existen... de todas formas yo votaré a otro partido, tanto en las municipales de ahora, como en las nacionales del año que viene. Y que se bajen del burro de una vez.

Un saludo :D