Algo que contar

Seguir el juego a la derecha y otras frases homeostáticas

Publicado el 3 Ee abril Ee 2011 a las 15:05

Voy a ser original y voy a escribir algo sobre el anuncio de Zapatero de que no va a ser el candidato del PSOE para las próximas elecciones generales. La sorpresa, sin duda, hubiera sido que se presentaba. Las caras de sus compañeros de partido si que hubieran sido un poema y las reacciones, lo más cercanas a la guerra civil en chiquitito. Pero, bueno, todos sabían que no iba a ser así y solo litigaban sobre el momento elegido para su retirada. Este fue el 2 de abril, es decir ayer, en el comité federal, antes de las próximas elecciones municipales que, probablemente, supondrán para el PSOE un varapalo electoral, a pesar de la ineptitud y mediocridad del Partido Popular. Las reacciones han sido también las esperadas. El Partido Popular ha aumentado el volumen de los rebuznos y apenas disimulan la alegría de volver a recuperar el poder y seguir haciendo lo que les da la gana pero, esta vez, a nivel nacional. Se han dado imágenes dantescas como la de Francisco Camps, imputado judicialmente, pidiendo elecciones anticipadas cuando lleva meses atrincherado en la generalitat valenciana y resuelto a no dimitir pase lo que pase, sea igual o más corrupto de lo que todos pensamos y sabemos que es. Esperanza Aguirre, Rita Barberá, González Pons o Saenz de Santa María también se han unido al canto de sirenas de las elecciones anticipadas, pura retórica, porque en el caso de que se hiciera y la ganaran, se cagarían en los pantalones, dicho mal y pronto. Aunque, también es verdad, con la desvergüenza que tienen serían capaces de ponerse a pilotar un cohete espacial sin tener ni idea de cómo pilotarlo. El PP, a no ser que cambien mucho las cosas, se tirará un año con la sonrisa puesta, frotándose las manos ante la posibilidad de recuperar los mandos de ¡España, España! y seguir avanzando en la destrucción del medioestar y el enriquecimiento personal y familiar, salvando cuatro o cinco honrados, despistados, que aún confían en la política pero que no son conscientes del partido en el que militan.


Por otra parte, están los miembros del PSOE que ya han comenzado con los elogios, los panegíricos, las remembranzas lisonjeras, las descripciones hiperbólicas de un simple anuncio de no presentarse como candidato y toda una serie de declaraciones rimbombantes que tratan de ocultar el alivio que les provoca que Zapatero se borre del panorama electoral. Los aduladores, algunos ciertamente sinceros, otros más que abiertamente hipócritas, se encargan de enumerar, y todavía queda, las hazañas electorales del presidente. Que si la ley de dependencia, que si la retirada de Iraq, que si decir “no” a la gran potencia mundial, que si los avances en los derechos sociales, bla bla bla. La deriva neoliberal (términos que jamás asumirán un militante y dirigente del PSOE) del gobierno en los últimos años es justificada por la crisis económica. “Él no quería pero no quedaba otro remedio”, “la responsabilidad de gobernar” y toda una serie de excusas que permiten ocultar que lo que Zapatero decía y defendía como principios irrenunciables era solo de cara a la galería. La política económica del gobierno ha sido, sobre todo en los últimos dos años, abiertamente neoliberal lo cual está en clara contradicción con uno de los términos del nombre del partido en el gobierno: “socialista”. Esta característica le acerca al partido de la oposición, el Partido Popular, diferenciándose solo en una cuestión de grado. Por supuesto que con el PP el avance neoliberal es más evidente pero que gobierne el PSOE no significa que no se produzca. De hecho, ambos partidos son los dos grandes partidos homeostáticos, mantenedores y defensores del sistema capitalista y de las reglas neoliberales. Mientras no se cambie este sistema, todo seguirá igual (virgencita, déjanos como estamos) o peor.


Me alegro de que Zapatero se vaya aunque, a la vez, piense que quien le sustituya no va a suponer un cambio cualitativo en las políticas del PSOE. El más que posible horizonte, con el PP como protagonista, asusta por la virulencia de sus doctrinas contra los derechos de los ciudadanos y el estado del medioestar, pero no hay que olvidar que cualquiera de estos partidos nos mantienen en la misma situación, dentro de un sistema depredador y agresivo contra los ciudadanos, que va erosionando los derechos que los trabajadores han conseguido a base de esfuerzo, lucha y organización. El gobierno del PP provoca en muchos votantes de izquierda una disyuntiva. Si se critica al PSOE, se favorece al PP y, por lo tanto, las críticas entre gente de izquierdas no son bienvenidas. Ante el mal menor, se elige al PSOE. Si uno se alegra de que Zapatero se vaya es fácil que te critiquen por “seguir el juego a la derecha”. Parece que uno tiene que criticar por lo bajini, en privado, sin que nadie se entere, no vayan a ganar los malos. Es otra manera más de mantener la situación, de favorecer que no haya cambios, de poner nuestro granito de arena para que el sistema se consolide y la alternancia entre los dos grandes partidos homeostáticos continúe. Somos esclavos aún de las palabras, suficientemente poderosas como para cambiar el sentido de los hechos. Desde el PSOE pueden repetirnos machaconamente que practican políticas de izquierdas a pesar de que su política económica lo contradiga. Y muchos se lo creen mientras enumeran las leyes progresistas que se han implantado. En este sentido, la coherencia del Partido Popular es de agradecer. Practican políticas de derecha y lo reafirman con su política económica. Se les ve venir a distancia. Con uno o con otro, el avance de las políticas neoliberales continuará. Que se vaya o no Zapatero, en este sentido, no es relevante. Habrá otro que lo sustituya que cumpla el mismo papel. Mientras, todo seguirá igual. Votando cada cuatro años, para no perder la costumbre.

Categorías: Política Estado español

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios