Algo que contar

Mamporreros

Publicado el 19 Ee agosto Ee 2010 a las 16:20

En agosto de 1991, Jesús Gil se paseó con nocturnidad y alevosía por el puerto deportivo marbellí llamando borrachos, ladrones y delincuentes a decenas de jóvenes que se divertían en la noche de Marbella. Protegido por la leal policía local les amenazó con un "voy a terminar con vosotros" mientras los jóvenes reaccionaban enfurecidos, lanzándoles botellas y sillas ante la provocación de quien era la mayor autoridad legal de la ciudad junto a los representantes locales de la ley y el orden. Acabó con ellos y también con las prostitutas de baja estofa, los pordioseros y los rateros de tres al cuarto. En su ausencia se instaló la delincuencia de altos vuelos, bienvenida por el glamour y las divisas que proporcionaba a la ciudad. La otra quedaba muy fea en la foto con los lujosos yates de Puerto Banús al fondo.

 

La versión local de la podredumbre moral y política traducida en prácticas fascistas, pero aceptada por una mayoría de gente bienpensante, tiene su correlato en las más elevadas y prestigiosas alturas de la élite política europea. Berlusconi y Sarkozy son unos remedos gilescos encaramados en la presidencia de dos importantes países europeos. Desde sus poderosos e influyentes cuadros de mando, las elucubraciones y decisiones mesiánicas propias de su miseria intelectual y política son aún más dañinas y peligrosas que las del fenecido alcalde de Marbella. Bajo el pretexto de políticas de seguridad se esconden intenciones manifiestamente racistas y agresiones contra la dignidad y los derechos humanos, amparadas y sustentadas por los prejuicios de una mayoría ciudadana, que ellos conocen y manipulan, hacia determinado colectivos de ciudadanos y minorías étnicas. El pueblo gitano ha sido, es y seguirá siendo, a no ser que se remedie, el blanco perfecto del racismo en Europa.

 

Nicolas Sarkozy suele reaccionar ante problemáticas sociales con la misma sensibilidad que las hienas antes sus víctimas indefensas. Responde a dentelladas y si es en la yugular, mejor, con más orgullo se apretará la entrepierna. Ya lo demostró en 2005 con su gestión de los incidentes provocados por la muerte, electrocutados, de 2 jóvenes perseguidos por la policia. Al igual que Gil, en una visita al barrio parisino de Agenteuil se refirió a los jóvenes como "racaille" y gangrena provocando, en los días siguientes, revueltas en los barrios de la capital que se extendieron al resto de Francia. Su labor en estos años se ha dirigido a la represión y a la aplicación de la mano dura típica de un vulgar mamporrero y característica de políticos mediocres como Aznar en España o Berlusconi en Italia. Ahora con la excusa de la reacción de decenas de gitanos anta la muerte de un disparo de un joven de la comunidad, ordena el desmantelamiento de campamentos de las gentes de viaje y la deportación de gitanos rumanos y búlgaros a sus respectivos países. Una vez que tiene el hecho que supuestamente le permite aplicar las medidas racistas, llega el momento de buscar las justificaciones que le permita vender a la opinión pública estas prácticas. Y no hay nada como espolear la asociación casi natural de ser gitano y ser delincuente.

 

Hoy se ha deportado "voluntariamente" -encima con sorna- a los primeros 70 gitanos con destino a Bucarest. No se van con las manos vacías. Les regalan el billete de avión, 300€ para los adultos y 100€ por los niños. Eso sí, que no se les ocurra volver porque la próxima vez con la patada en el culo será suficiente. Se espera expulsar a 700 ciudadanos europeos, que eso es lo que son mal que les pese a algunos. Las medidas racistas y las deportaciones han provocado las quejas de organizaciones como la Fundación Secretariado Gitano, Amnistía Internacional o la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo. También el Vaticano y la Comisión Europea además de partidos políticos como el NPA francés. Aún desconozco las medidas que tomará el gobierno español ante estas medidas discriminatorias y contrarias a cualquier política social. Pregunté al twitter gubernamental @desdelamoncloa, sin contestación, como es habitual. Aún todo, lo que es imprescindible es la reacción de la ciudadanía. Las políticas ejercidas por los mamporreros sólo pueden tener una contestación de los ciudadanos y es la destitución inmediata de los responsables. Al fin y al cabo cualquiera pueda dar mamporros. Sólo hay que leer un poco de historia.

 

Categorías: Derechos Humanos

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios