Algo que contar

Egunkaria libre vs la contrademocracia

Publicado el 13 Ee abril Ee 2010 a las 11:30

7 años han tenido que pasar para que se dictamine que la actuación judicial contra un medio de comunicación promovida por dos organizaciones conservadoras y apoyada por el gobierno español, presidido por José María Aznar, y por el Partido Popular no se ajusta a la ley. 7 años. En este tiempo numerosos contertulios de distinto talante, tanto progresistas como conservadores, han apoyado la actuación judicial contra Euskaldunon Egunkaria, un diario escrito en Euskara que durante 13 años había ejercido su necesaria libertad de expresión en el País Vasco. El cierre de un medio de comunicación, justificado en una cuestionable estrategia de lucha contra el terrorismo, apoyada en la estadounidense de George Bush del “todo vale”, y sin ningún indicio de formar parte de una organización terrorista, ante la cual había por el contrario mostrado su disconformidad en varios artículos, supuso un ataque directo contra las libertades de prensa y de expresión, elementos fundamentales de un estado democrático. El clima bélico contra el nacionalismo, que el Partido Popular se encargó de construir, fue el contexto necesario para facilitar el cierre de este diario. El simple hecho de estar escrito en euskara fue suficiente para justificar supuestos nexos con ETA, que no estaban avalados de otra manera. Un burdo pero eficaz intento de criminalizar una lengua y de crear en el imaginario colectivo la asimilación del Euskara con el terrorismo.


Tras la lucha contra el terrorismo se encuentra el objetivo de la derecha política y judicial de criminalizar cualquier forma de nacionalismo y para conseguirlo moviliza todas las fuerzas civiles, mediáticas, políticas y judiciales que necesita para alcanzar sus fines. Organizaciones como Dignidad y Justicia y la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo, esta última dirigida en aquella época por el ultra Francisco José Alcaraz, se convirtieron en el ariete civil que iniciaron actuaciones judiciales contra objetivos nacionalistas. Apoyados en todo momento por el Partido Popular y su gobierno que, como muestra de su carácter antidemocrático, nunca ha dudado en erosionar los fundamentos democráticos de este país para lograr sus objetivos. La actuación judicial además encajaba a la perfección en el concepto de lucha antiterrorista del gobierno de José María Aznar, que se basaba en agredir política, social y judicialmente al nacionalismo. Los medios de comunicación controlados por los conservadores y liberales, que engloban a la mayoría, se encargaron de amplificar y de dar naturaleza de realidad a unos hechos, que cualquier periodista honesto hubiera descartado por ausencia de pruebas. La Audiencia Nacional, a través del Juez Juan del Olmo, aceptó a pesar de la falta de indicios, como queda constatado en la sentencia del 12 de abril de 2010, las denuncias presentadas por las organizaciones civiles. A partir de aquí, el cierre, detención y torturas a alguno de los detenidos y confiscación de bienes del diario Egunkaria.


No hay sentencia judicial que pueda devolver el daño producido a la democracia y a la libertad de prensa y de expresión que ejercía Egunkaria, pero eso no implica la necesaria depuración de responsabilidades de todos aquellos que participaron en este juego sucio contra las reglas democráticas básicas. Todos ellos fueron conscientes de actuar en contra de la ley y todos ellos deberían pagar por su actuación, a pesar de que el editorial de El País defienda lo contrario con respecto al juez Juan del Olmo. No deberían salir gratis las actuaciones arbitrarias que provocan graves perjuicios personales y democráticos. Aún con todo mi más sincera felicitación a los absueltos Martxelo Otamendi, Xabier Oleaga, Txema Auzmendi e Iñaki Uria, Joan Mari Torrealdai y a todos los afectados por el cierre de Egunkaria. Termino con sus palabras, “no bajar la guardia porque esto no ha terminado del todo”. Así es.

Categorías: Política Estado español

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios