Algo que contar

La Liga Nacional del Jeta Profesional

Publicado el 9 Ee noviembre Ee 2009 a las 19:15

La Liga Nacional de Fútbol Profesional ha reaccionado airadamente ante la intención del gobierno español de que las grandes estrellas de la liga galáctica comiencen a cotizar un 43%, como cualquier otro trabajador español, en vez del 24 % actual. Su primera reacción ha sido amenazar con el parón de La Liga porque saben que la presión mediática de las televisiones que tienen los derechos de transmisión y de los aficionados puede jugar a su favor para obligar al gobierno a modificar su decisión. Los pobres aficionados se quedarían sin fútbol los domingos y, sin duda, serían capaces de echarse a la calle por volver a ver a 22 tíos en calzones pegar patadas a una pelota. La segunda reacción, más mesurada y reflexionada, ha sido nombrar al galáctico Florentino Pérez, producto lógico del capitalismo salvaje, como negociador oficial ante el gobierno.


No debe haber ningún tipo de negociación y el gobierno debería ser tajante en este sentido. Deben pagar lo que corresponde en relación a sus emolumentos que en el mundo del fútbol son escandalosos. Lógicos desde la mentalidad neoliberal y capitalista pero insolidarios e injustos socialmente. Lo que aportan los futbolistas a la sociedad es infinitamente menor que lo que aporta un médico, un trabajador de la construcción o un comerciante y estos no tienen beneficios fiscales por su actividad. Los salarios abusivos que se dan en el fútbol permiten que algunos futbolistas ganen en un año lo que la mayoría de la población no ganaría en toda su vida de trabajo. La injusticia es evidente y aún así la Liga Nacional de Fútbol Profesional en un ejercicio de irresponsabilidad social vergonzante se atreve a defender.

 

Los argumentos que utilizan son el perjuicio económico que va a provocar en los clubes, porque son los encargados de pagar los impuestos de los jugadores que reciben su salario en neto, y la perdida de competitividad de los clubes españoles con respecto a los europeos. En cuanto al primer argumento es un problema exclusivo de los clubes que tendrán que solucionar y, en cuanto al segundo, lo que realmente ocurre es que los clubes españoles pierden sus privilegios y se equiparan al resto de los clubes europeos que ya aplican retenciones similares a las fortunas que ganan los futbolistas. No deja de ser una buena noticia que en una Europa arrasada por la crisis económica desaparezca uno de los paraísos fiscales futbolísticos. Ahora sería necesario caminar hacia una distribución salarial más justa socialmente o hacia una limpia fiscal de los clubes o hacia el fin de los favores municipales que reciben pero sospecho que no caera esa breva.

Categorías: Política Estado español

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios