Algo que contar

Europa

Publicado el 9 Ee junio Ee 2008 a las 19:25

En esto que estaba Josep Borrell intentando convencer a los españoles que tenían que votar sí al tratado por el que se establecía una constitución para Europa. Delante tenía a Lucía Etxebarría y el lugar, la madre TVE, aquella que acoge en su seno a quien sea que esté en el gobierno. Era el año 2005. No podía ser un escenario más favorable para el que era el presidente del Parlamento Europeo. Los pocos españoles que vieron ese programa o no habían leído en qué consistía este tratado o bien habían leído el mínimo resumen que había editado el gobierno español de Zapatero. Josep Borrell, en su intento pedagógico de demostrar la importancia vital para el devenir europeo que tenía este tratado, argumentó que votar no, era ser antieuropeo y que todos aquellos que criticaban el tratado eran unos ignorantes, entre ellos Lucía Etxebarría. Los nervios y la irritación se fueron apoderando del ex-ministro ante las afirmaciones supuestamente ignorantes de la escritora. Debía ser difícil conciliar su socialismo con esa Europa que nos quería vender. Sus labios formaban las palabras Europa Social pero en su cabeza estaba la Europa económica, aquella que pertenece sólo a unos pocos. A los que pensábamos votar no, se nos equiparó incluso con los votantes del Frente Nacional de Le Pen. Se nos tachó de populistas, xenófobos y nacionalistas. Pero del contenido del Tratado ni palabra. Los españoles votaron a un tratado que ni leyeron ni conocieron. Unos meses más tarde, Holanda y Francia votaron que no. No voy a decir que los ciudadanos de estos países se habían leído el tratado pero, al menos en Francia, se había facilitado a los ciudadanos el contenido íntegro, no resumido, del texto. Además de producirse un debate de ideas y no de desinformación. Se utilizaron los mismos calificativos de descrédito sobre los partidarios del no pero también se escucharon sus argumentos.

Este jueves, Irlanda votará en referendum el nuevo tratado de la Unión Europea, negociado a partir de las negativas de los ciudadanos franceses y holandeses. La redacción de este nuevo tratado se realizó con la intención de que fuera ratificado por los parlamentos de cada país, sin necesidad de ser debatido públicamente. Si Irlanda organiza un referendum es porque le obliga su constitución. Se evita el debate público por el miedo a que de nuevo sea rechazado por los ciudadanos europeos. Ni siquiera nos conceden el derecho a conocer y a debatir un tratado que afecta a nuestras vidas. ésta es la idea de democracia que tienen. Somos sólo figurantes de una obra de teatro cuyo argumento desconocemos. Meras comparsas. O en esto nos quieren convertir pero la construcción europea sólo es posible teniendo en cuenta a la ciudadanía. Sólo es posible una Europa pensada para los ciudadanos. Otra, no interesa. El no irlandés es la esperanza de esta Europa por construir.

Categorías: Política Estado español

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios