Blog: Algo que contar

¿Qué más necesitan algunos que pase en España para poner fin a esto?

Publicado el 30 Ee abril Ee 2011 a las 15:40 Comments comentarios (1)

 

Aznar toca a rebato, llama a la cruzada para salvar a España del desastre, como ya hicieron en 1996. A ellos les toca arreglar los errores del gobierno, enderezar el rumbo y colocar a España en el lugar que se merece. Simple y vana palabrería. 8 años fueron suficientes para saber lo que harán en el caso de que vuelvan a gobernar. Y no, no es esperanzador. Sabemos lo que hizo y lo que hace el PSOE y tampoco parece que la cosa sea diferente. Se acercan las elecciones municipales y la campaña electoral donde los políticos nos avergüenzan con sus ataques mutuos y sus palabras vacías. Los electores, esas personas que van a votar cada cierto tiempo, cuando les digan, empiezan a enseñar la patita. Muchos lo tienen claro. Votarán al partido que siempre han votado y que, a no ser que ocurra un cataclismo político, seguirán votando hasta que se mueran. No les vaya a castigar su dios. Su fidelidad está fabricada a prueba de bombas. Cuando se les recuerda que existen otros partidos, te miran por encima del hombro y esbozan una media sonrisa: ¿Cuáles? Izquierda Unida, y a partir de aquí empiezan a desgranar todo lo que consideran desméritos de este partido para recibir su preciado y cuidado voto. Que si no se llevan entre ellos, que son unos utópicos, que sus políticas son infantiles e ingenuas, que son comunistas...Algunos, incluso, alertan de votar a otros partidos que no sean los mayoritarios porque puede dar alas a partidos extremistas, como ocurrió en Francia con el Frente Nacional de Le Pen. Un poco de miedo para que no hagamos tonterías. En realidad nos tienen bien educados. Han repartido ellos las cartas y nos han repetido machaconamente el valor de cada una. El PSOE y el PP son los únicos dos partidos con capacidad de gobernar, serios y responsables para afrontar las importantes tareas de un gobierno. Antes eran el PSOE y UCD pero este último partido, con la defenestración del falangista Adolfo Suárez, fue sustituido por la Alianza Popular del franquista Fraga. Siempre dos. No caben más partidos en el Olimpo a no ser que sirvan a los intereses circunstanciales de alguno de los grandes. En España, el PNV, CIU y Coalición Canaria (CC). Gracias al apoyo de estos partidos, tanto el PP como el PSOE han logrado sacar adelante, sin dificultades, muchas de sus políticas. La derecha catalana y vasca han colaborado en el mantenimiento del sistema, medrando convenientemente en sus territorios mientras se erigían en bisagras básicas del sistema, autodenominándose partidos responsables (esa palabra tan manipulada) y vendiendo a su electorado una retórica contra el estado central que tan buenos réditos electorales les ha proporcionado en las últimas décadas. A pesar de que los hechos les convertían en vulgares colaboradores de aquello que retóricamente criticaban. Izquierda Unida es víctima, entre otras cosas, de la propaganda franquista anticomunista, que tanto ha calado en el imaginario colectivo. Por supuesto, también de sus propios errores pero teniendo en cuenta que los comunistas se comían a los niños crudos no cabe extrañar que la gente de bien no quiera votar a esos rojos. Los miembros del PP y del PSOE se han encargado de repetir una y otra vez, con el eco necesario de los grandes medios de comunicación, la ingenuidad de las políticas propuestas por IU, presentándolo como un partido bisoño e incapaz de gobernar. Y encima comunistas.


El concepto de voto útil se inventó para desactivar la posibilidad de un tercer partido que limitara la capacidad de maniobra de los dos grandes partidos. Una falacia que ha servido para que se repartieran los órganos de poder del estado y para la práctica de la tan cacareada necesidad de la alternancia democrática...entre ellos dos, claro. Se acercan las elecciones y más allá de las conocidas y cansinas declaraciones de los políticos interesados en mantener el sistema, se hace necesario que los electores asuman el papel protagonista y no el secundario con el que nos quieren contentar. La democracia no es solo votar cada cierto tiempo sino que requiere asumir una actitud proactiva. Somos participantes y constructores de la sociedad en que vivimos. La pasividad solo favorece a aquellos que manejan, han manejado y quieren seguir manejando, llámense Zapatero, Aznar, Rajoy, González o cualquier otro. Existe otra política, otros partidos a quien votar, aunque a uno de ellos le han ilegalizado -Sortu- y unas listas electorales han sido impugnadas (en espera del recurso de Bildu contra este flagrante atentado contra la democracia). Existe la posibilidad de parar los pies a los dos grandes partidos que han colaborado en convertirnos en simples asistentes a sus mítines. Existe la posibilidad de parar los pies a los partidos que han colaborado con ellos como el PNV, CIU y CC y esta posibilidad pasa por mirar hacia otros partidos, que defiendan una sociedad más justa y equilibrada. Escuchar sus propuestas, darles la visibilidad que necesitan para frenar la propaganda negativa de los otros, conferirles el respeto y la responsabilidad que esos otros se empeñan en negar para cortocircuitar la posibilidad de un cambio real.

Seguir el juego a la derecha y otras frases homeostáticas

Publicado el 3 Ee abril Ee 2011 a las 15:05 Comments comentarios (0)

Voy a ser original y voy a escribir algo sobre el anuncio de Zapatero de que no va a ser el candidato del PSOE para las próximas elecciones generales. La sorpresa, sin duda, hubiera sido que se presentaba. Las caras de sus compañeros de partido si que hubieran sido un poema y las reacciones, lo más cercanas a la guerra civil en chiquitito. Pero, bueno, todos sabían que no iba a ser así y solo litigaban sobre el momento elegido para su retirada. Este fue el 2 de abril, es decir ayer, en el comité federal, antes de las próximas elecciones municipales que, probablemente, supondrán para el PSOE un varapalo electoral, a pesar de la ineptitud y mediocridad del Partido Popular. Las reacciones han sido también las esperadas. El Partido Popular ha aumentado el volumen de los rebuznos y apenas disimulan la alegría de volver a recuperar el poder y seguir haciendo lo que les da la gana pero, esta vez, a nivel nacional. Se han dado imágenes dantescas como la de Francisco Camps, imputado judicialmente, pidiendo elecciones anticipadas cuando lleva meses atrincherado en la generalitat valenciana y resuelto a no dimitir pase lo que pase, sea igual o más corrupto de lo que todos pensamos y sabemos que es. Esperanza Aguirre, Rita Barberá, González Pons o Saenz de Santa María también se han unido al canto de sirenas de las elecciones anticipadas, pura retórica, porque en el caso de que se hiciera y la ganaran, se cagarían en los pantalones, dicho mal y pronto. Aunque, también es verdad, con la desvergüenza que tienen serían capaces de ponerse a pilotar un cohete espacial sin tener ni idea de cómo pilotarlo. El PP, a no ser que cambien mucho las cosas, se tirará un año con la sonrisa puesta, frotándose las manos ante la posibilidad de recuperar los mandos de ¡España, España! y seguir avanzando en la destrucción del medioestar y el enriquecimiento personal y familiar, salvando cuatro o cinco honrados, despistados, que aún confían en la política pero que no son conscientes del partido en el que militan.


Por otra parte, están los miembros del PSOE que ya han comenzado con los elogios, los panegíricos, las remembranzas lisonjeras, las descripciones hiperbólicas de un simple anuncio de no presentarse como candidato y toda una serie de declaraciones rimbombantes que tratan de ocultar el alivio que les provoca que Zapatero se borre del panorama electoral. Los aduladores, algunos ciertamente sinceros, otros más que abiertamente hipócritas, se encargan de enumerar, y todavía queda, las hazañas electorales del presidente. Que si la ley de dependencia, que si la retirada de Iraq, que si decir “no” a la gran potencia mundial, que si los avances en los derechos sociales, bla bla bla. La deriva neoliberal (términos que jamás asumirán un militante y dirigente del PSOE) del gobierno en los últimos años es justificada por la crisis económica. “Él no quería pero no quedaba otro remedio”, “la responsabilidad de gobernar” y toda una serie de excusas que permiten ocultar que lo que Zapatero decía y defendía como principios irrenunciables era solo de cara a la galería. La política económica del gobierno ha sido, sobre todo en los últimos dos años, abiertamente neoliberal lo cual está en clara contradicción con uno de los términos del nombre del partido en el gobierno: “socialista”. Esta característica le acerca al partido de la oposición, el Partido Popular, diferenciándose solo en una cuestión de grado. Por supuesto que con el PP el avance neoliberal es más evidente pero que gobierne el PSOE no significa que no se produzca. De hecho, ambos partidos son los dos grandes partidos homeostáticos, mantenedores y defensores del sistema capitalista y de las reglas neoliberales. Mientras no se cambie este sistema, todo seguirá igual (virgencita, déjanos como estamos) o peor.


Me alegro de que Zapatero se vaya aunque, a la vez, piense que quien le sustituya no va a suponer un cambio cualitativo en las políticas del PSOE. El más que posible horizonte, con el PP como protagonista, asusta por la virulencia de sus doctrinas contra los derechos de los ciudadanos y el estado del medioestar, pero no hay que olvidar que cualquiera de estos partidos nos mantienen en la misma situación, dentro de un sistema depredador y agresivo contra los ciudadanos, que va erosionando los derechos que los trabajadores han conseguido a base de esfuerzo, lucha y organización. El gobierno del PP provoca en muchos votantes de izquierda una disyuntiva. Si se critica al PSOE, se favorece al PP y, por lo tanto, las críticas entre gente de izquierdas no son bienvenidas. Ante el mal menor, se elige al PSOE. Si uno se alegra de que Zapatero se vaya es fácil que te critiquen por “seguir el juego a la derecha”. Parece que uno tiene que criticar por lo bajini, en privado, sin que nadie se entere, no vayan a ganar los malos. Es otra manera más de mantener la situación, de favorecer que no haya cambios, de poner nuestro granito de arena para que el sistema se consolide y la alternancia entre los dos grandes partidos homeostáticos continúe. Somos esclavos aún de las palabras, suficientemente poderosas como para cambiar el sentido de los hechos. Desde el PSOE pueden repetirnos machaconamente que practican políticas de izquierdas a pesar de que su política económica lo contradiga. Y muchos se lo creen mientras enumeran las leyes progresistas que se han implantado. En este sentido, la coherencia del Partido Popular es de agradecer. Practican políticas de derecha y lo reafirman con su política económica. Se les ve venir a distancia. Con uno o con otro, el avance de las políticas neoliberales continuará. Que se vaya o no Zapatero, en este sentido, no es relevante. Habrá otro que lo sustituya que cumpla el mismo papel. Mientras, todo seguirá igual. Votando cada cuatro años, para no perder la costumbre.

Entre pillos anda el juego

Publicado el 6 Ee marzo Ee 2011 a las 10:05 Comments comentarios (0)

Sabemos cómo es la mente humana de maleable y lo eficaz que resulta la repetición de un mensaje a través de distintos medios para insertar ideas extrañas y falsas, que se apoyan en medias verdades, mentiras y manipulaciones o en pequeños trozos de realidad utilizados interesadamente. La asociación de imágenes junto a textos o locuciones diseñadas para crear opinión se evidencia como uno de los recursos más eficaces. El control de los medios de comunicación así como la imposición de ideas que sustentan un sistema, compartidas por las élites, permite la construcción de opiniones que facilitan intereses más prosaicos, dirigidos a satisfacer las necesidades de los grupos de poder. La comunicación se ha convertido en una herramienta de control de la sociedad más efectiva que las antiguas y obsoletas dictaduras. Sí los grupos de poder económico deciden imponer reformas económicas que favorezcan a sus intereses, se inicia la maquinaria para hacer creer a la población de la necesidad de esas reformas. Aunque no haya ningún motivo para que se hagan de la manera en que la diseñan. Eso da igual. La reforma de las pensiones ha sido un ejemplo de cómo se ha aprobado sin que se necesite, solo con la repetición de varias ideas como que la seguridad social está en peligro o el riesgo del envejecimiento de la población. Se optó por provocar miedo y sensación de perentoriedad, si no se hace: ¡catástrofe! Nada era cierto. Lo que no se les ocurrió hacer fue informar, potenciar debates y favorecer el análisis sobre lo que la sociedad necesita. Se diseñó una acción conjunta desde el ministerio y gobierno, los medios de comunicación teledirigidos y la presencia de expertos que dieran una imagen de seriedad. Todos con un objetivo en común, la venta de una idea. Así es como ven a los ciudadanos. Simples compradores. Y compramos, vaya que si compramos. Somos capaces de defender, con uñas y dientes, ideas que no son nuestras, sobre las que no hemos leído ni tenemos ninguna formación, sobre las que no hemos realizado ningún análisis y sobre las que apenas tenemos más que una mínima información. Aún así miraremos por encima del hombro a quien se atreva a discutir “algo tan obvio” o nos embarcaremos en discusiones interminables y, en ocasiones, agresivas. La repetición de ideas, la alusión a aspectos morales y la apelación a emociones, que movilicen como la ira o paralicen como el miedo, son las herramientas de trabajo de los manipuladores de masas del siglo 21.


Los ciudadanos no son solo parte pasiva, como recipientes de ideas ajenas, sino que se convierten en parte activa, como defensores acérrimos, que proporciona autoridad moral a la élite para tomar decisiones, al límite de las normas y reglas de convivencia y de actuación de la sociedad. Si consiguen que gran parte de los ciudadanos asimilen ciertas asociaciones de ideas, pueden hacer lo que quieran aunque vaya en contra de la ley. En España una de las asociaciones de ideas más eficaces son las que relacionan determinados aspectos de la cultura vasca con terrorismo. Esta asociación ha permitido, en la última década, criminalizar a Egunkaria o Udalbiltza, sin ninguna prueba objetiva. La justicia les ha exonerado de cualquier delito pero no podrá devolverles los años perdidos, el trato vejatorio, en el caso de Egunkaria con acusaciones graves de tortura, ni el haber sido tratados como delincuentes y terroristas por defender unos principios e ideas y por su incuestionable libertad de expresarlas. Para algunas personas, el mero hecho de hablar en euskara es sinónimo de ser terroristas y merece una total reprobación y ataque. Más aún si encima editas un periódico en ese idioma. Das cobertura a ETA, fijo. Esta realidad ha sido tenazmente construida por los distintos gobiernos de los dos partidos políticos homeostáticos de este país, el PSOE y el PP. Que en los dos casos mencionados se haya mentido, manipulado y construido indicios falsos para acusar a unos ciudadanos, no ha provocado ninguna manifestación de la sociedad en general, más allá de los apoyos de personas comprometidas con la libertad y la justicia. De hecho, han pasado desapercibidos para la gran mayoría. Si se preguntara muchos no han oído nada de estos casos. Esas mismas personas se rasgan las vestiduras ante la aparición de un nuevo partido vasco, Sortu.


El gobierno, representado por la abogacía del estado, el ministerio de interior, el fiscal general del estado, las fuerzas de seguridad del estado, el PSOE y el PP conspiran para evitar que un partido legal se presente a las próximas elecciones municipales. Este atropello de derecho es apoyado por gran parte de la población a pesar de la ausencia de pruebas objetivas que vinculen a Sortu con el terrorismo de ETA. Habrá algunos que crean que lo hacen porque luchan contra el terrorismo pero nada más lejos de la realidad. La intención de ilegalizarlos tiene un propósito más vulgar. ¿Cuál es el rédito electoral que tendría el PSOE si defiende la inscripción de Sortu? Ninguno. Lo más probable es que perdiera votos por parte de un sector más radicalizado de su electorado, que no es minoritario y proclive a la “mano dura” contra ETA, incluyendo en esta “mano dura”a cualquier ciudadano vasco que defienda ideas independentistas sin hacer uso de la violencia. En Euskal Herria, el PSE opta por un discurso en el que mezcla mensajes duros con mensajes más blanditos, sabedor de que en el electorado vasco del PSE no todos comparten la demonización de la izquierda abertzale. El PP en este caso no tiene grandes problemas. Sabe que con un mensaje de dureza extrema, se asegura los votos de sus simpatizantes e incluso puede pescar alguno sí el PSOE comete el error de apoyar “a los terroristas” y no ser lo suficientemente "duros". La simplificación de los hechos es un arma recurrente. Si se apoya la legalización de Sortu, defendiendo la ausencia de pruebas que les vincule con ETA y basándose en el cumplimiento de las reglas electorales que se les exige para participar en unas elecciones, se corre el riesgo de ser acusado de terrorista o defensor de terroristas y simpatizante del independentismo, corriente política que al ser defendida por ETA cualquiera que lo defienda se le puede equipar a la banda armada. Los dos grandes partidos españoles se apoyan en la venta a los ciudadanos de la idea “lucha contra el terrorismo” para violentar la ley en base al principio de “todo vale contra el terrorismo”, construyendo acusaciones sin pruebas objetivas y basadas en juicios de valor, en simples opiniones apoyadas en los prejuicios que, año tras año, nos han ido transmitiendo y que los ciudadanos han asumido acríticamente. El Tribunal Supremo ha admitido a trámite un informe de la abogacía del estado en el que no se presenta ninguna prueba salvo presunciones muy discutibles. No se ha aprendido nada de las injusticias cometidas contra Egunkaria y Udalbiltza.

Repite 100 veces "chantajistas y sabotaje" y te regalamos un estado de alarma

Publicado el 16 Ee diciembre Ee 2010 a las 18:30 Comments comentarios (0)

Pues nada, ya tenemos prorroga del estado de alarma hasta el 15 de enero. El papel de los grupos parlamentarios en el teatro del congreso ha sido el previsible. El PSOE y sus socios coyunturales CIU, CC y PNV, con sus razones inventadas y exageradas, más la impostada posición abstencionista del PP, que en la práctica es un apoyo escondido a la medida, permiten la continuidad del estado de alarma en un país sin alarma, a no ser que tengamos en cuenta la que provoca en algunos ciudadanos la cercana reforma de las pensiones y la aprobada reforma laboral así como la ausencia de una reforma financiera y de medidas reales dirigidas a remediar las causas de la crisis económica. El estado de alarma injustificado permite la consideración de esta excepcionalidad como algo natural, ya que en la vida cotidiana de los ciudadanos no tiene efecto alguno, lo cual permite y permitirá en el futuro una mayor aceptación. A su vez, la normalidad en los aeropuertos puede ser achacada a la existencia de alarma cuando la realidad es que lo habitual es que esta normalidad exista, más allá de lo ocurrido en el puntual conflicto laboral con los controladores aéreos. Esta normalidad y el nulo efecto en la vida cotidiana permitirá la aceptación de los ciudadanos de esta excepcionalidad, si el gobierno decide ante cualquier otra situación su aplicación, acompañada de la escenificación teatral necesaria para convertir, como en este caso, un conflicto puntual en una cuestión de estado que atenta contra los derechos de los ciudadanos.


 

La capacidad de maniobra del gobierno aumenta en estos estados excepcionales ya que permite también tomar decisiones excepcionales o realizar acciones que en una situación normal conllevaría una contestación y una sanción social. También puede utilizarse como una cortina que oculte otros intereses más esenciales que distraigan la atención de los ciudadanos. En definitiva, es un deseable escenario para los gobiernos y lesivo para los ciudadanos, por conducir a la restricción de derechos básicos así como a la aplicación de medidas contrarias a sus intereses. No soy de los que creen que los gobiernos actúan en función de los intereses de los ciudadanos. Sería lo adecuado, por supuesto, pero desgraciadamente las decisiones importantes son tomadas en función de intereses ajenos. Esas decisiones tienen que ver fundamentalmente con la economía y los efectos de las mismas apuntalan los privilegios de la élite y del capital, y en muchas ocasiones tienen una naturaleza global y sistémica que ciertamente superan las competencias de los gobiernos. En este caso, lo que hay detrás de la decisión del congreso de mantener el estado de alarma así como el conflicto con los controladores aéreos, avivado como si fuera un pirómano por el ministro José Blanco, está la futura semiprivatización de los aeropuertos españoles. La desarticulación de un fuerte y unido colectivo de trabajadores así como la fractura interesada de la clase trabajadora en dos bloques, los privilegiados y los nos privilegiados, son dos de las estrategias utilizadas para allanar el camino e implantar las condiciones necesarias de cara a facilitar un aterrizaje suave de las innecesarias medidas privatizadoras. La reacción indignada del gobierno forma parte de la distractora escenificación teatral que permite la manipulación de la percepción ciudadana. Habría que contar todas las veces que el ministro de fomento ha pronunciado las palabras chantajistas y sabotaje. La construcción de sus discursos ha partido de estas dos palabras manipuladoras que tienen un efecto psicológico evidente en los ciudadanos. Y de esto, el ministro y el gobierno son plenamente conscientes y, por tanto, la credibilidad sobre la honradez de sus medidas y de su actuación muy cuestionable. Al menos yo no les creo.


La ilusión de alternativas: derecha o derecha

Publicado el 5 Ee diciembre Ee 2010 a las 18:05 Comments comentarios (0)

En la izquierda española existe un prejuicio que consiste en no criticar al PSOE porque la alternativa de gobierno se llama Partido Popular, la derecha rancia heredera del franquismo y con dejes antidemocráticos. El resto de partidos no cuentan salvo como coyunturales compañeros de viaje. Si se critica a Zapatero, viene Rajoy. Ambas opciones son deprimentes pero la realidad política de este país, construida a base de debilitar otras posibilidades desde el descrédito, el control de los medios de comunicación y la ley electoral, nos condena a la alternancia en el gobierno de esos dos partidos políticos. La transición favoreció la preeminencia de dos partidos, primero con UCD y el PSOE y, posteriormente, tras el hundimiento electoral de UCD a partir de la dimisión de Adolfo Suárez, Alianza Popular y el PSOE. Este último partido se presentó a la ciudadanía como un partido progresista de marcada sensibilidad social y con un pasado histórico de partido de izquierdas que suponía un cambio radical tras más de 40 años bajo el yugo y las flechas de la dictadura fascista. En 1982, un partido de izquierdas volvió a gobernar en España. Para ello, el PSOE tuvo que deshacerse de su andamiaje teórico, condición impuesta por los ideólogos de la transición para gobernar, y que les definía como izquierda, lo cual permitió la afiliación de cientos de personas de mínima o nula preparación teórica que eran conscientes de la necesidad de un cambio y de la aplicación de medidas sociales pero alejadas de la teoría política que sustentaba a la izquierda. No hay que olvidar que en aquella época, gracias al adoctrinamiento franquista, las palabras marxismo y comunismo eran asociadas a devoradores de niños por una parte de la población por lo que deshacerse del marxismo, pesado compañero de viaje, implicaba que muchas personas pudieran convertirse en potenciales votantes del PSOE. Si a todo esto unimos el protagonismo del partido en los importantes cambios de la época, que les confirió una capa de seriedad y responsabilidad necesaria para gobernar, más el logro de capitalizar la ilusión del cambio, el resultado fueron más de diez millones de votantes. El número de votantes en estos 28 años ha ido oscilando pero en la actualidad se podría decir que tienen una base estable de votantes entre los 8 y los 10 millones. Impresionante. A pesar de haber ido abandonando gradualmente los principios que lo definía como una fuerza de izquierda, han conseguido mantener una amplia base de votantes muy fieles. Es probable que los mismos votantes hayan pasado por el mismo proceso de desideologización que el partido, pasando de posicionamientos de izquierdas a posiciones socialdemócratas.


El PSOE, no descubro nada nuevo, es un partido socialdemócrata. No es un partido socialista ni de izquierdas. No se distingue del Partido Popular más que en algunas políticas sociales, ligeramente más progresistas y proveedoras de derechos básicos como la aprobación del matrimonio homosexual, que por prejuicios morales y religiosos no hubieran implantado los populares. Aún así, aunque esto pueda parecer positivo, no lo es, ya que las políticas sociales están condicionadas a la política económica de marcado carácter neoliberal y que comparten los dos grandes partidos de masa del país. En los periodos de alternancia política ha existido una lógica continuista en el plano económico que les convierte en lo mismo o, dicho con esa expresión tan española, son el mismo perro con distinto collar. Es decir, ninguno de los dos partidos quiere modificar el estado de las cosas y son correa de transmisión de las medidas neoliberales impuestas por el capital. Ambos reivindican en la práctica el mismo modelo económico aunque en el discurso aparenten un enfrentamiento dialéctico que alimenta, en el imaginario colectivo, las falsas diferencias entre ellos. De hecho, el PSOE mantiene una ventaja con respecto a los populares y tiene que ver con el maquillaje progresista que le permite implantar las mismas medidas económicas sin el grado de rechazo que tendría el partido popular. La reforma laboral aprobada por decreto, las privatizaciones parciales de AENA y de Loterías y Apuestas del Estado, la militarización de los aeropuertos civiles y la declaración de estado de alarma en el país por el conflicto provocado por Ministerio de Fomento y AENA con los controladores aéreos o la más que probable reforma de las pensiones es defendida por una gran parte de votantes socialistas a pesar de la deriva autoritaria y neoliberal. Si estas medidas hubieran sido tomadas por los populares, las críticas de estos mismos votantes hubieran sido furibundas. La polarización de la política española deriva en esta hipocresía a la hora de juzgar a uno u otro partido, obviando la realidad de que las diferencias en la práctica son imperceptibles.


Mientras las políticas económicas neoliberales se implantan sin apenas resistencia, las alternativas reales de izquierda son despreciadas o directamente ninguneadas. Gran parte de los ciudadanos vive en la ilusión de alternativas entre izquierda y derecha cuando, en la práctica y atendiendo a las políticas económicas, es entre derecha y derecha. Las políticas sociales, tristemente, tienen un objetivo electoral y son las primeras en caer cuando aparece cualquier problema. Los intereses de los ciudadanos son supeditados ante el interés del capital sin ningún problema moral e ideológico. En vacas gordas, el PSOE epata a los ciudadanos con medidas sociales para seguir lustrando su capa progresista, que después utilizan como contraargumento ante las acusaciones de que practican políticas propias de la derecha. En vacas flacas, dan prioridad a las medidas neoliberales desde argumentos como la responsabilidad de gobernar, lo que hay que hacer, es necesario implantar medidas dolorosas y demás argumentaciones que solo sirven para ilustrar la contradicción entre lo que piensan y lo que dicen. Pero de sus acciones se pueden extraer sus pensamientos. Las palabras solo son eso, palabras.

La militancia dormida

Publicado el 22 Ee junio Ee 2010 a las 19:15 Comments comentarios (0)

Zapatero ya ha elegido a su pareja de baile y, por supuesto, no es la izquierda. Ha recibido el apoyo de los hermanos mayores como Strauss Kahn o los sobrevalorados Merkel o Sarkozy e incluso panfletos mediáticos de la derecha económica y neoliberal, como el Financial Times, aplauden las medidas valientes tomadas por el presidente español del "No a la guerra" y del diálogo entre civilizaciones. Su admirado nobel de la paz Barack Obama también le baila el agua. Aquel presidente novel, ninguneado por las celebridades políticas europeas por su sospechoso izquierdismo, ha pasado la reválida y se ha convertido en una pieza más del entramado. Con las vacas gordas, Zapatero pretendió embelacar a la izquierda progresista y democrática con varios trucos de prestidigitación. Pero era sólo un político, en el sentido negativo y habitual del término. Defendió la retirada de las tropas españolas de la vergonzante guerra de Iraq pero no tuvo ningún reparo en enviarlas a otro conflicto ajeno como Afganistán por sugerencia de su admirado presidente Obama. La contradicción del "No a la Guerra" y el seguidismo a un presidente extranjero eran elementos suficientes para sospechar de los verdaderos principios de Zapatero y de su gobierno, el cual estaba conformado en su mayoría por políticos vacunados de cualquier cosa que se parezca a la izquierda. Sus contradicciones eran equilibradas con medidas sociales muy del gusto de la izquierda de este país como la ley de dependencia, la cual fue publicitada convenientemente por los socialistas del PSOE y que ahora se utiliza como ejemplo del progresismo de este gobierno ante los ataques al viraje a la derecha durante la crisis financiera. Los grupos políticos de la izquierda como Izquierda Unida o Esquerra Republicana de Catalunya eran interlocutores cercanos a la presidencia mientras que a la derecha del PP se la soslayaba sin misericordia. La escenografía del PSOE era perfecta ya que estaba acompañada por una situación económica que les llevaba a repetir la palabra superavit como si de un mantra se tratara. Porque no era más que eso. Puro y simple teatro. Muy seductor, sin duda, pero sólo apariencia perfectamente estudiada.

 

Un día dijo a la sociedad española que "el poder no me va a cambiar" sin que sospecháramos que el poder ya le había cambiado desde el mismo momento en el que aceptó ser un político homeostático. Esta frase sólo es creíble en una persona que se proponga cambiar el sistema y este objetivo quedaba muy lejos de sus intenciones y del claudicante partido al que pertenece. El gobierno ya ha elegido un camino sin vuelta atrás. Ha optado por las fórmulas neoliberales de Bruselas y de organismos amigos como el FMI. Podríamos hablar de traición a unos ideales pero sería muy ingénuo pensar en que ha existido una traición. Me inclino por la ficción, por el disfraz ideológico con motivos electoralistas y de fidelización de un sector de la población. Esta reforma laboral no es novedosa sino la solución estándar que el neoliberalismo y la derecha económica aplica a todo tipo de crisis, es decir, el recorte de gasto público y otras medidas, como por ejemplo la introducción de las ETT`s en la administración pública, que sirven para allanar el camino de la progresiva privatización de lo público y desmantelar el estado, objetivo último de todos las medidas neoliberales. El abaratamiento del despido, que el gobierno negó más veces que San Pedro a Jesús, a pesar de la legión de voceros expertos que lo repiten una y otra vez, jamás aumentará la productividad. Nunca lo ha hecho ni nunca lo hará. Ninguna de las medidas aprobadas durante la crisis financiera ha sido diseñada para solucionar los excesos cometidos por el neoliberalismo de campaña.  Ninguna.

 

Es difícil ser coherente con lo que uno piensa pero a un gobierno es lo mínimo que se le debe exigir. Lo fácil es discursear sobre programas sociales, leyes progresistas y defensa de lo público, sobre todo en momentos propicios. Resulta revelador que muchos de  los militantes de izquierda que están dentro de las filas del PSOE estén callados ante esta situación. Un indicador de cómo el sector más conservador domina y controla a la militancia que, con trampas dialécticas, les conmina a cumplir las consignas de partido y defender públicamente aquello en lo que no creen y que es contrario a sus ideas políticas, sociales y económicas. Hoy es más necesario que nunca que se empiecen a escuchar las voces de los militantes contrarios a las medidas de su partido, como la de Antonio Gutierrez, porque no están en juego las próximas elecciones sino la identidad, ya demasiado maltrecha, de uno de los partidos que fueron referencia en la izquierda de este país. Aunque uno sospeche que, como el capitalismo, este partido es ya irreformable.

 

 

Egunkaria libre vs la contrademocracia

Publicado el 13 Ee abril Ee 2010 a las 11:30 Comments comentarios (0)

7 años han tenido que pasar para que se dictamine que la actuación judicial contra un medio de comunicación promovida por dos organizaciones conservadoras y apoyada por el gobierno español, presidido por José María Aznar, y por el Partido Popular no se ajusta a la ley. 7 años. En este tiempo numerosos contertulios de distinto talante, tanto progresistas como conservadores, han apoyado la actuación judicial contra Euskaldunon Egunkaria, un diario escrito en Euskara que durante 13 años había ejercido su necesaria libertad de expresión en el País Vasco. El cierre de un medio de comunicación, justificado en una cuestionable estrategia de lucha contra el terrorismo, apoyada en la estadounidense de George Bush del “todo vale”, y sin ningún indicio de formar parte de una organización terrorista, ante la cual había por el contrario mostrado su disconformidad en varios artículos, supuso un ataque directo contra las libertades de prensa y de expresión, elementos fundamentales de un estado democrático. El clima bélico contra el nacionalismo, que el Partido Popular se encargó de construir, fue el contexto necesario para facilitar el cierre de este diario. El simple hecho de estar escrito en euskara fue suficiente para justificar supuestos nexos con ETA, que no estaban avalados de otra manera. Un burdo pero eficaz intento de criminalizar una lengua y de crear en el imaginario colectivo la asimilación del Euskara con el terrorismo.


Tras la lucha contra el terrorismo se encuentra el objetivo de la derecha política y judicial de criminalizar cualquier forma de nacionalismo y para conseguirlo moviliza todas las fuerzas civiles, mediáticas, políticas y judiciales que necesita para alcanzar sus fines. Organizaciones como Dignidad y Justicia y la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo, esta última dirigida en aquella época por el ultra Francisco José Alcaraz, se convirtieron en el ariete civil que iniciaron actuaciones judiciales contra objetivos nacionalistas. Apoyados en todo momento por el Partido Popular y su gobierno que, como muestra de su carácter antidemocrático, nunca ha dudado en erosionar los fundamentos democráticos de este país para lograr sus objetivos. La actuación judicial además encajaba a la perfección en el concepto de lucha antiterrorista del gobierno de José María Aznar, que se basaba en agredir política, social y judicialmente al nacionalismo. Los medios de comunicación controlados por los conservadores y liberales, que engloban a la mayoría, se encargaron de amplificar y de dar naturaleza de realidad a unos hechos, que cualquier periodista honesto hubiera descartado por ausencia de pruebas. La Audiencia Nacional, a través del Juez Juan del Olmo, aceptó a pesar de la falta de indicios, como queda constatado en la sentencia del 12 de abril de 2010, las denuncias presentadas por las organizaciones civiles. A partir de aquí, el cierre, detención y torturas a alguno de los detenidos y confiscación de bienes del diario Egunkaria.


No hay sentencia judicial que pueda devolver el daño producido a la democracia y a la libertad de prensa y de expresión que ejercía Egunkaria, pero eso no implica la necesaria depuración de responsabilidades de todos aquellos que participaron en este juego sucio contra las reglas democráticas básicas. Todos ellos fueron conscientes de actuar en contra de la ley y todos ellos deberían pagar por su actuación, a pesar de que el editorial de El País defienda lo contrario con respecto al juez Juan del Olmo. No deberían salir gratis las actuaciones arbitrarias que provocan graves perjuicios personales y democráticos. Aún con todo mi más sincera felicitación a los absueltos Martxelo Otamendi, Xabier Oleaga, Txema Auzmendi e Iñaki Uria, Joan Mari Torrealdai y a todos los afectados por el cierre de Egunkaria. Termino con sus palabras, “no bajar la guardia porque esto no ha terminado del todo”. Así es.

La Liga Nacional del Jeta Profesional

Publicado el 9 Ee noviembre Ee 2009 a las 19:15 Comments comentarios (0)

La Liga Nacional de Fútbol Profesional ha reaccionado airadamente ante la intención del gobierno español de que las grandes estrellas de la liga galáctica comiencen a cotizar un 43%, como cualquier otro trabajador español, en vez del 24 % actual. Su primera reacción ha sido amenazar con el parón de La Liga porque saben que la presión mediática de las televisiones que tienen los derechos de transmisión y de los aficionados puede jugar a su favor para obligar al gobierno a modificar su decisión. Los pobres aficionados se quedarían sin fútbol los domingos y, sin duda, serían capaces de echarse a la calle por volver a ver a 22 tíos en calzones pegar patadas a una pelota. La segunda reacción, más mesurada y reflexionada, ha sido nombrar al galáctico Florentino Pérez, producto lógico del capitalismo salvaje, como negociador oficial ante el gobierno.


No debe haber ningún tipo de negociación y el gobierno debería ser tajante en este sentido. Deben pagar lo que corresponde en relación a sus emolumentos que en el mundo del fútbol son escandalosos. Lógicos desde la mentalidad neoliberal y capitalista pero insolidarios e injustos socialmente. Lo que aportan los futbolistas a la sociedad es infinitamente menor que lo que aporta un médico, un trabajador de la construcción o un comerciante y estos no tienen beneficios fiscales por su actividad. Los salarios abusivos que se dan en el fútbol permiten que algunos futbolistas ganen en un año lo que la mayoría de la población no ganaría en toda su vida de trabajo. La injusticia es evidente y aún así la Liga Nacional de Fútbol Profesional en un ejercicio de irresponsabilidad social vergonzante se atreve a defender.

 

Los argumentos que utilizan son el perjuicio económico que va a provocar en los clubes, porque son los encargados de pagar los impuestos de los jugadores que reciben su salario en neto, y la perdida de competitividad de los clubes españoles con respecto a los europeos. En cuanto al primer argumento es un problema exclusivo de los clubes que tendrán que solucionar y, en cuanto al segundo, lo que realmente ocurre es que los clubes españoles pierden sus privilegios y se equiparan al resto de los clubes europeos que ya aplican retenciones similares a las fortunas que ganan los futbolistas. No deja de ser una buena noticia que en una Europa arrasada por la crisis económica desaparezca uno de los paraísos fiscales futbolísticos. Ahora sería necesario caminar hacia una distribución salarial más justa socialmente o hacia una limpia fiscal de los clubes o hacia el fin de los favores municipales que reciben pero sospecho que no caera esa breva.

La educación de la esperanza

Publicado el 21 Ee septiembre Ee 2009 a las 17:50 Comments comentarios (0)

Esperanza Aguirre no deja de mostrar la dotada inteligencia política que posee. Se cansa de criticar, junto a sus acólitos, las supuestas políticas populistas de otros políticos a los que desprecia ideológica y políticamente como Hugo Chávez pero ella es una experta en movilizar los más bajos instintos de las personas. Es capaz de distraer la atención de la ciudadanía de las políticas segregacionistas en educación y del progresivo deterioro de la enseñanza pública en la Comunidad de Madrid y llevarla a la supuesta pérdida de autoridad de los educadores en relación a los alumnos. Lejos de reforzar la enseñanza pública pretende reforzar la autoridad de los profesores como si ello fuera a redundar en una mejor educación de los educandos. La simplicidad y la superficialidad es lo que vende a la ciudadanía crédula mientras oculta la compleja maquinaria perfectamente engrasada que convierte a la educación pública en basura y ensalza los atributos de la enseñanza privada, dirigida en su mayor parte por la Iglesia católica y,paradójicamente, sustentada por dinero público. Si la privada tiene mayores recursos hoy en día, en la Comunidad de Madrid, es a costa de esquilmar conscientemente los recursos pertenecientes a la pública. Qué contrasentido que aquello que se dice privado lo pague el estado.

 

Los intereses que defiende Esperanza Aguirre son aquellos propios de la clase social a la que pertenece.La clase más enriquecida y privilegiada a costa de la mayoría de la población. Defiende los intereses de los poderes fácticos que han oprimido históricamente al pueblo como la Iglesia Católica la cual aún mantiene sus garras sobre el tesoro de la educación que durante mucho tiempo les permitió moldear el espíritu del pueblo en virtud de la ignorancia, la sumisión y el vasallaje. La educación siempre fue un instrumento del poder para esclavizar el pensamiento y para mantener los privilegios de los miembros pertenecientes a las estructuras del poder y Esperanza, otra cosa no tendrá pero fidelidad a sus orígenes lo que más.


Espacio republicano

Publicado el 14 Ee abril Ee 2009 a las 2:00 Comments comentarios (0)


Caleidoscopio semanal

Publicado el 13 Ee junio Ee 2008 a las 10:55 Comments comentarios (0)

Dicen en Público que Guerra, el vicepresidente guerrero del gobierno de Felipe González, pone en duda parte de las denuncias de maltrato. Algo tendencioso el titular y la redacción de la noticia. El diputado Guerra no se ha caracterizado por guardar las formas en sus declaraciones, y a su edad es difícil que cambie, pero no es menos cierto que existen casos en los que algunas mujeres se aprovechan de la ley como arma de destrucción masiva en su lucha bélica contra los que fueron su pareja. Entre los afectados se encuentran los hijos que tengan en común. Esta realidad es minoritaria pero existe y sus efectos son demoledores. La defensa de la necesidad de esta ley de violencia de género no debe estar reñida con la aplicación de medidas para evitar la utilización fraudulenta de la legislación por intereses espurios. Existe un dicho español que dice que hecha la ley, hecha la trampa. Por lo tanto, ojo al parche.

Hablando de personas que utilizan la ley en provecho propio y de sus amiguetes, ha aparecido un vídeo de la ilustre Esperanza Aguirre visitando el hospital madrileño Ramón y Cajal, el pasado día 23 de mayo. Lo que está ocurriendo con los servicios públicos en Madrid se conocerá en su momento. Mientras, Espe maneja los medios a su antojo y nos vende, con sus operaciones de marketing, una comunidad idílica. La imagen de la presidente, masticando un chicle, dice que era un caramelo, y encarándose a las trabajadoras que protestaban por la privatización de los servicios públicos, es una metáfora perfecta del gobierno de esta señora. Agresiva, chula y provocadora. Todo ello aderezado con una bella sonrisa.

La aparición de este vídeo ha coincidido esta semana con la celebración de dos efemérides de la política madrileña. Una pública y otra privada. La pública es el XXV aniversario de la Asamblea de Madrid, presidido por la que se considera la dama de hierro española. La privada es el V aniversario del caso Tamayo y Saez que propició, curiosamente, la llegada al poder de doña Espe. Tamayo y Saez son aquellos socialistos que con su abstención impidieron la elección de Rafael Simancas como presidente de la Comunidad de Madrid, así lo habían decidido los ciudadanos madrileños. Espe habrá celebrado este aniversario con sus íntimos allegados. En privado, claro, no vaya a recordarse sus inicios en la presidencia de la comunidad. Rafael Simancas dice que este hecho "supuso un aldabonazo negativo para las instituciones democráticas y que, por instrucciones directas de Zapatero, se renunció a utilizar el recuerdo del déficit de legitimidad democrática con el que Aguirre llegó a la presidencia". ¡Qué problemas se tiene en este país para recordar! De esta falta de memoria se aprovechan los de siempre pero aquellos que promueven el olvido son igual de responsables que los que cometen las fechorías, que los que sacan provecho de las tropelías.

El titular de El País digital dice que Irlanda da la espalda a Europa. Los irlandeses han dicho no al Tratado de Lisboa. Han dado la espalda a la Europa de unos pocos. Bendita Irlanda. Algunos votantes del no dicen que no se les dio información ni se les explicó cómo les iba a afectar y culpan de todo esto al gobierno, que se ha volcado en pedir el sí al tratado, considerando ignorantes y antieuropeos a todos los que tenían otra opción. Lo mismito que ocurrió en España pero nosotros, que para los periolistos de El País seguramente estamos en la vanguardia de la construcción europea, votamos que sí a aquel otro tratado, germen del lisboeta. El no irlandés es suficiente para que no se lleve a la práctica este tratado porque se necesita la unanimidad. A pesar de este resultado, los políticos no se plantean que hay que contar con los ciudadanos para construir Europa, que ésta debe ser democrática. Buscaran cualquier otra triquiñuela, legal o ilegal, quémás da, para defender sus intereses bastardos. Mientras, nos meterán un poco de miedo y nos hablarán de bloqueo, crisis, alarma, desastre, terremoto o cualquier otra palabra que sirva para crear una sensación de inseguridad y temor. Nos situaran en una posición de pasividad e ignorancia de la que sólo ellos nos podrán salvar. Nos dirán que no nos preocupemos, que ellos nos ayudaran: sólo tenéis que votar aquello que os digamos.

Por último, ¡qué suerte he tenido que yo síhe podido comprar huevos! a pesar del terrible desabastecimiento que nos asuela. También he comprado pollo, leche, pescado, embutido, ensalada, carne... Cada vez que he ido al supermercado a comprar algo, lo he encontrado. Parece increíble ante la tremenda carestía de alimentos. Eso sí, un poquito más caro. Vaya.

Europa

Publicado el 9 Ee junio Ee 2008 a las 19:25 Comments comentarios (0)

En esto que estaba Josep Borrell intentando convencer a los españoles que tenían que votar sí al tratado por el que se establecía una constitución para Europa. Delante tenía a Lucía Etxebarría y el lugar, la madre TVE, aquella que acoge en su seno a quien sea que esté en el gobierno. Era el año 2005. No podía ser un escenario más favorable para el que era el presidente del Parlamento Europeo. Los pocos españoles que vieron ese programa o no habían leído en qué consistía este tratado o bien habían leído el mínimo resumen que había editado el gobierno español de Zapatero. Josep Borrell, en su intento pedagógico de demostrar la importancia vital para el devenir europeo que tenía este tratado, argumentó que votar no, era ser antieuropeo y que todos aquellos que criticaban el tratado eran unos ignorantes, entre ellos Lucía Etxebarría. Los nervios y la irritación se fueron apoderando del ex-ministro ante las afirmaciones supuestamente ignorantes de la escritora. Debía ser difícil conciliar su socialismo con esa Europa que nos quería vender. Sus labios formaban las palabras Europa Social pero en su cabeza estaba la Europa económica, aquella que pertenece sólo a unos pocos. A los que pensábamos votar no, se nos equiparó incluso con los votantes del Frente Nacional de Le Pen. Se nos tachó de populistas, xenófobos y nacionalistas. Pero del contenido del Tratado ni palabra. Los españoles votaron a un tratado que ni leyeron ni conocieron. Unos meses más tarde, Holanda y Francia votaron que no. No voy a decir que los ciudadanos de estos países se habían leído el tratado pero, al menos en Francia, se había facilitado a los ciudadanos el contenido íntegro, no resumido, del texto. Además de producirse un debate de ideas y no de desinformación. Se utilizaron los mismos calificativos de descrédito sobre los partidarios del no pero también se escucharon sus argumentos.

Este jueves, Irlanda votará en referendum el nuevo tratado de la Unión Europea, negociado a partir de las negativas de los ciudadanos franceses y holandeses. La redacción de este nuevo tratado se realizó con la intención de que fuera ratificado por los parlamentos de cada país, sin necesidad de ser debatido públicamente. Si Irlanda organiza un referendum es porque le obliga su constitución. Se evita el debate público por el miedo a que de nuevo sea rechazado por los ciudadanos europeos. Ni siquiera nos conceden el derecho a conocer y a debatir un tratado que afecta a nuestras vidas. ésta es la idea de democracia que tienen. Somos sólo figurantes de una obra de teatro cuyo argumento desconocemos. Meras comparsas. O en esto nos quieren convertir pero la construcción europea sólo es posible teniendo en cuenta a la ciudadanía. Sólo es posible una Europa pensada para los ciudadanos. Otra, no interesa. El no irlandés es la esperanza de esta Europa por construir.

Oro parece, plata no es

Publicado el 11 Ee mayo Ee 2008 a las 17:50 Comments comentarios (0)

Hay días que da pereza leer con detalle el periódico y se le echa un vistazo rápido a los titulares. En El País aparece un reportaje titulado El primo fontanero del presidente. En la entradilla añaden que Zapatero coloca a José Miguel Vidal de consejero en la Moncloa. ¡¡Increíble!! Zapatero parece que ya empieza a colocar a la familia en puestos relevantes y pone a un fontanero de asesor presidencial. No asustarse. Si se lee un poquito más, pero sólo un poco, aclaran que fontanero es una manera de referirse a aquellas personas que asesoran a la presidencia y no su oficio. En otros periódicos, como El Mundo y El ABC, nos cuentan que la vicepresidenta de la Vega está sorprendida y horrorizada por sacarse una foto con un polígamo y sus tres mujeres. La foto no se la ha sacado en Tudela de Duero ni en Robledo de Chavela sino en Niger donde la poligamia es una práctica muy extendida. Habría que avisar a la vicepresidenta de que es probable que muchos de los hombres nigerinos con los que se vaya a sacar una foto sean polígamos y que no es contagioso. También que muchos de los hombres con los que se fotografía aquí en España tienen más de una mujer, aunque no lo digan abiertamente y no estén casados con cada una de ellas. En la India existen pueblos donde se practica la poliandria por lo que también tendría que tener cuidado al fotografiarse con los paisanos, no vaya a ser que  lo haga con los maridos de la poliandra. Siempre se tiene que tener cuidado con quién se fotografía uno y si no que se lo digan al alcalde de Coslada, si es que no lo sabía ya. Hablando de este pueblo madrileño, en La Razón nos cuentan que los policías detenidos grababan en el móvil sus palizas y agresiones. Cada vez es más ingenuo pensar que la policía está para proteger a los ciudadanos. Puede parecer una generalización injusta pero sólo hay que pasarse por algunas manifestaciones, no muy queridas por las delegaciones del gobierno, para ver como se las gastan los protectores de la ley con la aquiescencia de sus superiores. ¿O es que debemos creernos que en Coslada no se sabía desde hace tiempo lo que estaba sucediendo? Son tan culpables los que participaban activamente en las extorsiones y otros delitos como los que miraban hacia otro lado. Hablando de los que miran hacia otro lado, en Público nos informan del tropiezo papal en las escaleras de la Basílica de San Pedro. ¡En quéestaría pensando! aunque con esas faldas y mantos tan lujosos lo raro es que no se tropiece más veces. De hecho es probable que así sea (amén) y en el Vaticano dediquen una parte del presupuesto a levantar al Papa cada vez que se cae. En Madrid, el cardenal Rouco, con paso firme a pesar de los faldones, nos coloca un cura pendiente de nuestro último suspiro. Por si nos queremos morir antes de tiempo. Mientras, la iglesia española acusa a los medios de distorsionar su imagen. Sí, seguramente serán los medios.

Tres comentarios y una Semana Santa

Publicado el 19 Ee marzo Ee 2008 a las 6:50 Comments comentarios (0)
Aznar considera que la situación actual en Irak, sin ser idílica, es muy buena. Un país que sufre atentados a diario y con miles de muertos en los últimos años atraviesa, desde el punto de vista del señor Aznar, una situación muy buena. Por el contrario, la situación actual en España es catastrófica, nos dirigimos directamente al abismo. Somos un país enfermo de nacionalismo y sin futuro, amenazado por una crisis económica monstruosa. Pero Irak está bien.

Izquierda Unida, a pesar de obtener casi un millón de votos en las últimas elecciones generales, pierde grupo parlamentario propio en el congreso. No es un tema nuevo ni que despierte excesivo interés, excepto para muchos votantes de IU que ven como su voto desaparece del mapa nacional y que, según el lugar donde se vote, tiene valor real o no. Sólo nos queda la ficción de depositar un voto en una urna, la del juego democrático. Es una representación teatral, una pantomima consistente en hacer creer que tenemos capacidad decisoria. Ésto no va a cambiar porque los que detentan el poder, es decir, aquellos que sólo se representan a si mismos y a sus intereses, se ocupan y se preocupan de mantener a la ciudadanía lejos de la toma de decisión. La democracia en los paises occidentales es solo un efecto hollywodiense. Y vivimos encantados en la realidad que nos construyen.

El Tribunal Superior de Justicia Andaluz ha reconocido el derecho a la objeción de conciencia contra la educación a la ciudadanía. Considera que esta asignatura, tan peligrosa, atenta contra "los derechos fundamentales (de los padres) a educar a sus hijos en la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones y a la libertad ideológica y religiosa". No voy a entrar en la evidencia de que la formación religiosa se debe dar fuera de la escuela, de una escuela en un país aconfesional, pero no deja de sorprender que se considere que una única asignatura atente contra el derecho de los padres a educar en la formación moral que consideren. Señores y señoras, la escuela siempre ha formado en valores que, en muchas ocasiones, no coinciden con la de los padres y sí con la sociedad en la que se está inmerso. Forma moralmente a los alumnos. Estos padres objetores deberían rechazar el todo y no solo una parte. Esta polémica ridícula sólo se entiende desde la exclamación quijotesca de "con la iglesia hemos topado".

Y con la iglesia hemos topado, llega la semana santa y los creyentes lloran y se hacen cruces en el pecho por el calvario de Jesús. Recorren las calles descalzos, en penitencia, cargando, sobre sus hombros, pesadas cruces de madera, sometidos a flagelaciones sangrientas, sufriendo arrebatos místicos con ojos en blanco y voz desgarrada. Cuando era pequeño, una de mis pesadillas recurrentes era una procesión que avanzaba lentamente por el pasillo de mi casa mientras yo, temblando,  me acurrucaba en el interior de un armario. Las pesadillas de la religión. El miedo santo. La mayoría no sueña con el paraíso sino con el infierno y los pocos que sí lo hacen, se forran el pecho con bombas.

La ablacion cerebral de Rajoy

Publicado el 9 Ee febrero Ee 2008 a las 8:45 Comments comentarios (0)

El contrato de integración que los trabajadores extranjeros tienen que firmar con el estado español, propuesto por el partido popular a través de su líder Mariano Rajoy, ha provocado diversas reacciones en los medios de comunicación, partidos políticos y en la ciudadanía. Reacciones a favor y en contra de este proyecto, no original sino basado en el contrato francés de acogida e integración, ideado por el compañero de batalla de los populares en Europa, Sarkozy. Por parte de la izquierda política española, las reacciones han sido contrarias a una idea que tachan de xenófoba, racista, islamófoba o clasista, entre otras lindezas y, por parte de la presidencia, Zapatero califica la propuesta como rancia, indigna, discriminatoria e inconstitucional. La derecha, como es natural, ha salido en su defensa. Manuel Pizarro, Arias Cañete y el propio Rajoy, entre otros, han intentado apuntalar la proposición con argumentos variopintos y extravagantes. Han hecho declaraciones tan singulares que podemos correr el riesgo de enzarzarnos en una lucha pugilística argumental de la que la derecha española pueda salir vencedora a los puntos. Digo vencedora, porque su propuesta en realidad no está basada en aspectos racionales sino emocionales. La opinión de que el estado de bienestar español está amenazado, que el sistema de salud está cerca del colapso o que la educación pública está arruinada, gracias a la inmigración, es sólo simple morralla intelectual que no soportaría un mínimo análisis racional. Tras todas estas afirmaciones hay una palabra: miedo. Miedo que el partido popular ha intentado instalar en el ánimo de la ciudadanía española no sólo con respecto a la inmigración sino también con respecto a la familia, al terrorismo o a la idea de España. De esta manera, con ciudadanos amedrentados y asustados, el partido popular se presenta como el salvador de este país a la deriva mientras que el actual gobierno es el causante de todas las desdichas por las que atraviesa la ciudadanía española. Los estrategas del partido popular son capaces de escuchar el latir apresurado de algunos ciudadanos, amplificando sus miedos y convirtiendo sus prejuicios en realidades indiscutibles. Cuando Arias Cañete dice que "ya no hay camareros como los de antes", esta expresando la opinión que se escucha en "algunos bares" y dicha por "algunos españoles de bien". No es una afirmación inventada sino escuchada. Los populares son expertos en captar el miedo y aprovecharlo para llegar al poder. Están dispuestos a extirpar nuestro cerebro en pro de sus intereses.

Tengo el titulo de victima del terrorismo

Publicado el 23 Ee enero Ee 2008 a las 8:50 Comments comentarios (0)

Tengo el título de víctima del terrorismo, decía con voz medrosa, casi entrecortada, mientras agachaba la cabeza, cerraba los ojos y apretaba los labios, escuchando en la lejanía los aplausos que a su condición dedicaban los asistentes al IV Congreso Internacional de Víctimas del terrorismo. José María Aznar recordaba en esos momentos el coche bomba que el movimiento vasco de liberación, mas conocido por E.T.A., colocó al paso de su coche en el año 1995 y del que salió ileso gracias al blindaje de su audi V8. A pesar de haber sufrido este terrible atentado, Aznar, siendo ya presidente, tuvo la entereza de entablar contactos con aquellos que quisieron matarle vilmente. Con estas palabras, en noviembre del 1998, lo anunció a los españoles: "...y yo he tenido, los ciudadanos españoles supieran y tengan muy claro que el gobierno y yo, personalmente, ha autorizado contactos con el entorno del movimiento vasco...de liberación...". Debemos ser indulgentes con la gramática presidencial ya que el momento era muy tenso y difícil, a pesar de que el jienense Francisco José Alcaraz aun no era presidente de la AVT, como para exigir alguna corrección en el lenguaje. ¡Qué momento más delicado en la historia española! que exigía entereza y responsabilidad al entonces presidente, José María Aznar, titulado en derecho por la Universidad Complutense y como víctima del terrorismo por la Universidad de la vida.

Entre aquellos que palmoteaban con entusiasmo se encontraban el siniestro F.J. Alcaraz que aunque, no he visto imágenes de su reacción, le imagino compungido y, en un gesto de buen cristiano, con deseos de levantarse y fundirse en un cálido abrazo con el hoy polemista y ponente reconocido en foros conservadores.

De todas formas, mi intención no es emocionar ni provocar la lágrima fácil. Sólo quiero agradecer a J.M. Aznar su entusiasmo y dedicación por conseguir el mayor número de votos posible para el Partido Socialista Obrero Español. No conozco en la actualidad ningún político español capaz de movilizar al electorado contrario con la eficacia de este señor. Desde aquí mi agradecimiento y animarle a que siga apareciendo en los medios exponiendo su particular visión del mundo, de la política y de la vida.

Por supuesto, no quiero ser desagradecido, recordar también a Rouco y sus secuaces, ZipiZape Zaplana y Acebes, la Espe, miembros de la cope, libertad digital, telemadrid y televisión popular. También animar al Foro español de la Familia y a la AVT a que  sigan convocando manifestaciones multitudinarias. ¡¡Gracias!!

El Duque de la Victoria y el pollo de Valladolid

Publicado el 7 Ee diciembre Ee 2007 a las 13:35 Comments comentarios (0)

Vas paseando tranquilamente por las calles de Valladolid, una mañana de domingo, con el cielo diáfano y la luz del sol iluminando edificios centenarios. Al bajar por la calle Duque de la Victoria, en honor al General Espartero, desde la Plaza de España y casi llegando a la Plaza Mayor, una fuerza sobrenatural nos hace levantar la cabeza y mirar al cielo. Y el descubrimiento es asombroso. Entre el cielo y la tierra, no está el limbo. Esta la bandera con el pollo. Niños, el limbo no existe.

 

Erase una vez una bandera con el pollo arriada en un mástil gris. Erase un taxista afiliado a un sindicato gris. Erase una negociación colectiva con un señor gris en una empresa de coches gris. Erase un león de la riva, digo en la giba, gris.

 

PICT0009

Pues si. Ahi están, un día si y otro también. Se hacen llamar la Fuerza Nacional del Trabajo y son un sindicato falangista, de largo recorrido, que se permite, o se les permite,  la ostentación diaria de un símbolo de opresión. Representan a trabajadores del transporte y están dentro de empresas como Fasa-Renault, entre otros sectores. Su bandera ondea diariamente. ¿Alguién ha oido el rugido del león?

 

PICT0007

  Han estado siempre entre nosotros y les hemos dejado.

Labajos y el proyecto de Ley de la Memoria Historica

Publicado el 7 Ee diciembre Ee 2007 a las 13:30 Comments comentarios (0)

En este país entre cabezada y cabezada, en los estados de vigilia, nos pueden sorprender imágenes que pensábamos estaban enterradas en nuestra memoria. Pero muchas de estas imágenes no son recuerdos ni están en la memoria. Son realidad. Triste y árida realidad. Al abrir los ojos, nos encontramos palabras como caudillo, España, Labajos. Onésimo Redondo es conocido por fundar en 1932 las Juntas castellanas de actuación hispánica que, posteriormente, se fusionarían con las Jons y, mas tarde, con la Falange Española en 1934. Liberado de la prisión provincial de Ávila el 19 de julio de 1936, regresó a Valladolid donde se encargó de arengar a los falangistas para limpiar las calles de Valladolid de rojos y de organizar tropas de falangistas para su colaboración en la sublevación militar. El día 23, marchó al Alto de los Leones. A su llegada al pueblo de Labajos, OR fue tiroteado y se convirtió en cadáver. A partir de aquí, existen dos versiones. Una de ellas dice que fueron unos milicianos quienes inteceptaron el coche en el que iba OR y sus acompañantes y otra que fueron unos señores, dicen que vestidos con camisas azules, es decir, falangistas. Pero esto es historia que está en los libros. Y ahí es donde se debería quedar. La realidad es que el jefe territorial de la Falange tiene un monumento a la orilla de la carretera nacional VI, en el km. 95, en el pueblo segoviano de Labajos. Un monumento con la siguiente inscripción: Onésimo Redondo, Caudillo de Castilla, ¡¡Presente!! perfectamente visible para cualquiera que pase por el pueblo de Labajos. Onésimo, simpatizante del régimen nazi, se caracterizaba por ser un hombre de acción: autoritario, violento, totalitario y, en esencia, antidemocrático. Y en la España democrática, le honramos con un monumento. Una realidad demasiado negra.

Ahora, en vísperas de la aprobación por las Cortes del proyecto de Ley de la memoria histórica, estos monumentos serán retirados al saco de la historia, lejos de nuestras carreteras, de nuestras miradas. Y cuándo alguién quiera conocer quién era Onésimo Redondo, abrirá un libro y en los apartados que hablen de la sublevación contra el régimen repúblicano legal, del pensamiento totalitario español, de principios antidemocráticos, de violencia y muerte aparecerá el nombre de este protomartir del franquismo.

Para terminar, hacer mención de la presencia habitual de la bandera con el pollo en la calle de Duque de la Victoria, en pleno centro de la ciudad de Valladolid. Prometo fotos y mas información. El León de la Riva lleva doce años dormido.